En cuanto a decoración se refiere, la mesa de centro es más que una pieza donde apoyar el vaso o el mando a distancia, es un elemento clave en el salón, capaz de aportar interés y autenticidad.

El salón es el espacio social por excelencia, por ello es importante que esté bien estructurado y con el estilo definido, delimitando así sus funciones y proporcionando una vida hogareña.

Junto con el sofá, la mesa de centro es la protagonista de la sala de estar, pudiendo transformar el espacio de una manera sencilla y rápida. Observarlo nos ayudará a descubrir que tipo de mesa necesitamos, teniendo siempre en cuenta que el resto de las piezas deben estar conectadas de alguna manera a fin de obtener un resultado coherente y armonioso. 


 Tener coherencia con el espacio que las rodea, los muebles y la decoración. Su estilo debe responder al concepto decorativo que se quiere reflejar. No ha de ser una pieza que se pierda entre los elementos, sino que debería resaltar del resto.

Para acertar, hay varios aspectos a considerar, como por ejemplo su función, altura y material. No solo interesa la estética, sino que es conveniente pensar su función principal y así adecuarla al estilo de vida de los usuarios. No es lo mismo un salón concebido como espacio de reuniones en el que se picotea a menudo que otro en el que apenas se hace vida.

Mesa de centro, pieza fundamental en la decoración de nuestro espacio.

Por ello también es importante la medida para que tenga el tamaño adecuado con relación al espacio, ya que si es excesivamente grande se verá forzado y si es demasiado pequeña quedará escasa. Escoger una mesa de centro bien proporcionada siempre será un acierto, no solo decorativo sino también práctico.

Una de las tendencias actuales es introducir la naturaleza en casa, jugando con piezas en madera maciza, naturales y sostenibles. Una decoración en la que predominen los diseños sencillos y limpios, con colores y materiales naturales, apostando por piezas hechas a mano, de forma artesanal a partir de técnicas tradicionales de ebanistería.

Por ello, una mesa de centro en madera maciza de teca son el mejor complemento para cualquier salón, sintiendo la calidez del material y el tacto de la veta, aportando calidez y confort.

Escoge una mesa de centro que resista modas y mudanzas, ya sea por su estilo atemporal como por su resistente material.

En cuanto a diseño se refiere, si se busca un modelo ligero y funcional, una buena opción es apostar por una mesa de estructura metálica en color negro con sobre en madera. Conseguimos así no recargar el espacio visualmente y obteniendo una pieza atemporal que quedará bien en una amplia variedad de estilos decorativos.

Como modelo ligero y funcional también tenemos las mesas redondas, ofrecen amplia capacidad ocupando menos espacio gracias a la eliminación de esquinas.

Y, otro modelo funcional y no tan ligero son las mesas tipo nido, actualmente en tendencia por el juego que ofrece y por su comodidad.

Como hemos podido ver, es un buen momento para empezar a dedicar algo más de tiempo a las mesas de centro, la más descuidada del salón y que debería recibir un poco más de atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.